domingo, 20 de abril de 2014

36.- Automóvil Rambler Ambassador.


Ya desde hace algunos meses suelo tener estacionado frente a mi casa un hermoso automóvil blanco diseñado en la estética y la mecánica de los años 60.

Está en la previa de la restauración que le brindan los muchachos del Taller El Entrerriano, donde Jorge Sosa y sus secuaces lo tratan como a una niña.

El propietario del mismo es el empresario Benigno Sevillano. Coco ya ha incursionado en la adquisición de otros modelos antiguos, lo que viene a ser en él una pasión.

El vehículo modelo 1962 es de fabricación nacional, y ya entonces tenía levanta vidrios eléctrico, razón actual de la visita del auto al taller, por estas Pascuas.

Rambler fue una marca de automóviles fundada en 1891 y cerrada en 1983.. A partir de los años 60 la marca estuvo a cargo de Industrias Kaiser Argentina (IKA). Fue una de las primeras plantas en comercializar autos de serie, con elevalunas eléctricos y con aire acondicionado.
A principios del siglo XX la empresa fue vendida a Nash, la cual produjo modelos de alta calidad. En los 50 asoció el nombre con el de Rambler, e introdujo en el mercado una gran cantidad de automóviles compactos. Luego hizo lo mismo con Hudson.
Thomas B. Jeffery, nacido en Inglaterra en 1845 y habiendo emigrado a Estados Unidos en 1879 contando con 18 años, inició una fábrica de bicicletas en sociedad con su amigo Phillip Gormully y a principios de los 1890 los productos salientes fueron denominados con marca Rambler. Desde 1895 a 1897, con ayuda de su hijo Charles, diseñó una gran cantidad de prototipos de automóviles. Luego del fallecimiento de su compañero, Jeffery vendió la empresa en 1900 y se dirigió a Kenosha,  ubicada en Wisconsin, donde anteriormente se producían las reconocidas bicicletas Sterling.

Al comienzo de 1902, “El padre del Rambler al mercado los modelos D (con toldo) y C (sin toldo), cotizados en u$S 750, respectivamente; que tuvo una razonable aceptación por parte de la gente, ya que el vehículo tenía un cilindro y 8 HP hallado debajo del asiento. Se convirtió en la segunda empresa junto con el Oldsmovile y el Ford en fabricar autos de serie. La planta Thomas B. Jeffery & Co. es colocada en segundo lugar nacional tras vender 1500 unidades. En 1904 se creó el Rambler E, con más potencia y costo, produciendo un gran crecimiento laboral como en sus competidores ya mencionados.
En 1910, y mientras tomaba unas vacaciones en Italia, Jeffery murió de un ataque al corazón a los 65 años, por lo que su hijo queda a cargo de la empresa y cuatro años después, decidió modificar el nombre de sus productos por Jeffery en honor a su padre. Por aquella época, el establecimiento tenía mucho éxito con los vehículos de cuatro cilíndros, 231 pulgadas cúbicas y 40 HP, que reemplazaron a los viejos monocilíndricos (un cilíndro).
Con el tiempo la marca evolucionaría hasta dar vida a un modelo fradicional norteamericano, el Nash Rambler Wagon.

Pero acerquemos esta historia a nuestro país:

Con el objetivo de obtener mayor éxito, en 1954 decidió radicarse en Argentina, en medio del proyecto industrialista del peronismo. Con 3.000 unidades anuales, aún había dificultades económicas, etc. Kaiser envió una propuesta al gobierno argentino que incluía la formación de una sociedad mixta integrada por la empresa estatal IAME, Kaiser Motors Corp. y el aporte de grupos privados argentinos quienes participarían a través de la compra de acciones por un total de 160 millones de pesos.
En 1901, gracias a un trato con American Motors, IKA pudo importar la línea Rambler desde 1962 de Estados Unidos. De esa manera IKA, presidida desde sus comienzos por James Mc Cloud, produjo la gama más completa de automóviles y utilitarios de Argentina y encabezó cómodamente el mercado local con una participación del 30%. el país  pudo fabricar los Rambler, aunque los componentes eran importados de EEUU y Sudáfrica, integrando la línea el Ambassador 990, el Classic Custom 660, el Classic de Luxe 550 y la rural Classic Cross-Country 660, que eran un adelanto para la época, ya que traían aire acondicionado (opcional en 1965 y de fábrica a partir del 67`), dirección hidráulica, travas en los vidrios traseros y levanta vidrios eléctricos en las cuatro puertas. En 1966, irrumpió el Torino, el modelo más exitoso de la compañía y uno de los taquilleros en la industria automotríz. En 1967, Régie Nationale des Usines Renault se convirtió en un socio mayoritario de la sociedad y se encargó de la dirección administrativa, por lo que la empresa fue llamada IKA-Renault y en 1975 se constituyó Renault Argentina S.A.

Em 1968, los Rambler traían caja de cambios con tres velocidades, pero cuando fue asociada con Renault, tuvieron cuatro cambios y palanca al volante. A partir del año mencionado, comenzaron a contener un motor Tornado-Jet, el primero de fabricación argentina. Poseía seis cilindros en línea de 3.770 cm3 y 145 CV y con árbol de levas a la cabeza, que solo era usado por autos de competición como el Alfa Romero o BMW. El cierre de la producción del Classic y del Cross Country ocurrió en 1971, aunque por pedido hasta el año siguiente, mientras que el Ambassador desde 1972 a 1975  (cuando se dejó de fabricar) fue muy utilizado como auto presidencial.

Entre otras características, los Rambler nacionales tenían una capacidad de cargar 70 litros de nafta común como combustible, hallándose un sistema de Carburador Carter y como generador eléctrico el Dínamo 12 V, 35 A o el Alternador 12 V, 38 A. Los frenos son Tambor-Tambor y la tracción trasera. En la refrigeración con agua, alcanzaban hasta 11, 5 litros.

Presentamos al feliz dueño cuando se hizo presente del taller para proveer al vehículo de un tanque con mejores condiciones de seguridad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada