viernes, 17 de enero de 2014

33.- Costurero construido en el presidio de Ushuaia.


La pieza se luce lejos de la función primigenia en la casa de María Asunción Díaz Bontes de Yaksic, en la Avenida España -casi Serrano- de la ciudad de Punta Arenas.


Producto del trabajo y la imaginación de un artesano internado en el presidio de la capital fueguina, artículos que. o bien eran encargados por vecinos o personal carcelario, para uso personal o su comercialización posterior.


Lejos que el peculio que actualmente es una retribución que reciben los internos en los modernos establecimientos carcelarios en aquel entonces los reclusos debían realizar tareas forzosas destinadas a la provisión de leña, y las reparaciones de las instalaciones de la cárcel.

Pero al mismo tiempo disponían los talleres para realizar tareas que con el tiempo les permitían acumular dineros que constituían un importante capital a la hora de salir a rehacer su vida.

Muchos antiguos hogares fueguinos tienen en su haber trabajos realizados en la cárcel, otros los comercializaron hacia afuera, pero no constituyeron modelos originales imitados por artesanos libres.

Si alguien que nos lee tiene a su haber trabajos que salieron de los talleres del presidio, nos gustaría conocernos, como hizo Maggy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada